AUTORIDADES LOCALES SE DAN CITA PARA LA INAUGURACIÓN DE NUEVA BIBLIOTECA

Joven estudiante Javiera Luza junto al alcalde de PozoAlmonte Richard Godoy Aguirre cortanla cinta de este nuevo centro del saber en La Huayca, llamado Centro de Recursos de Aprendizaje (CRA).

 

 

Desde un moderno computador hasta un milenario instrumento como el ábaco de origen chino, pasando por cientos de títulos y autores contenidos en libros, es parte del tesoro que posee el recién inaugurado Centro de Recursos de Aprendizaje (CRA) de la escuela básica de La Huayca, “La Casa del Sol”.

Esta escuela toma bríos y cual sol resplandeciente esparce aún más sus rayos para abrir las mentes al conocimiento en una nueva estancia que es más que una biblioteca, el nuevo espacio Centro de Recursos de Aprendizaje (CRA) es un espacio de lectura, a la vez, de ser un punto de conexión a Internet, con juegos e instrumentos de medición, con alfombra y sillas, un espacio de silencio y un espacio para inventar y contar cuentos, una gran caja mágica dónde hay datos de historia y trazos de ciencia. Donde tanto los alumnos, los apoderados y la comunidad podrán usar, y en cuya inauguración contó con la presencia de las máximas autoridades de la comuna de Pozo Almonte.

El alcalde Richard Godoy Aguirre destacó el trabajo de la Corporación Municipal de Desarrollo Social de Pozo Almonte (Cormudespa), entidad sostenedora de los estamentos educacionales de la comuna.

En su alocución el edil citó a Malala, premio Nobel de la Paz “Un libro, un lápiz y un profesor pueden cambiar el mundo” y culminó con una “Viva la Huayca”.

Gloria Chaji, madre de dos ex alumnas que formaron parte de la primera generación de estudiantes con que se formó la escuela, donó un libro simbólico entregado al director del colegio.

El acto con el cual se recibió este nuevo espacio contó con dos actos artísticos, una danza de los alumnos de Quinto año Básico y una muestra de Huayno, Cachimbo y Cacharpaya efectuada por el Centro para el Desarrollo del Cachimbo, grupo de danza “Los Patrimoniales”. Luego, hubo una pawa o rogativa aymara, donde todos manifestaron su alegría y agradecimiento a la Madre Tierra o Pacha Mama.